EL RETORNO DE LA ANCESTRALIDAD FEMENINA

Una nueva generación de mujeres ha decidido dejar de lado los estereotipos asociados a su rol, impuestos por años sobre ellas, y se ha volcado a re-descubrir la conexión con su propio ser y fuero interno. Una sabiduría que las abuelas conocían, pero que en algún punto de la historia y de la “evolución” de la mujer se había perdido.

“Es urgente que las mujeres recuperemos nuestros cuerpos y sus procesos, es urgente que los feminismos abracen el cuerpo como el primer y único territorio que realmente nos pertenece y desde ahí comencemos a empoderarnos”, nos cuenta Paula Acuña o Küyen, nombre que eligió como terapeuta. Hace unos cuatro años, ella comenzó a cuestionar muchos de los comportamientos en torno a su cuerpo y sexualidad. A partir de esa indagación llegó a círculos de mujeres, se informó e instruyó sobre ginecología natural y hoy dirige grupos de mujeres que están comenzando su mismo camino.

La tendencia no es aislada, cada día son más las mujeres que deciden dejar las píldoras anticonceptivas y optar por métodos naturales, más mujeres que usan toallas de tela o la copa para recibir sus fluidos menstruales, más mujeres que exigen el derecho a tener partos respetados, más mujeres conscientes de la importancia de la lactancia a demanda y de la crianza respetuosa, del apego, del porteo, del colecho y de muchas otras prácticas que se habían perdido en la vorágine del mundo moderno.

“Urge que las mujeres reconectemos con nuestros ciclos, que entendamos lo que nos ocurre, que abracemos nuestras fases, que nos re-conozcamos una con la luna, una con la pachamama. Una vez que reconectas con tus ciclos, te sientes nueva, más tranquila, más poderosa, más feliz. Es liberador, transformador y revolucionario”, sostiene Paula Küyen.

La historia de Paula se repite en muchas otras que, así como ella, reconocen desde distintos ámbitos, la necesidad de cambiar las exigencias sobre lo que significa ser mujer y girar hacia la unión consigo misma y con las demás. Cómo hacerlo es la pregunta que primero surge. “Asistiendo a círculos de mujeres, juntándose con otras que ya estén caminando este camino, leyendo, buscando información, preguntando, asistiendo a talleres, a carpas rojas, a bendiciones de útero, a todo lo que exista donde las mujeres estemos circulando”, aconseja Paula.

Si te interesa el tema, te dejamos algunas iniciativas y lugares de interés para empezar tu propia búsqueda:

Ginecología NaturalProyecto KahloCarpas Rojas ChileGestando CriandoDel vientre a la menteElefante Blanco DanzaKalinda TiendaAgenda Lunar de Casita Ediciones.

[Fotos: Pinterest y Google Images]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s