LA MORADA: UNA APUESTA POR LOS OFICIOS

Un grupo de jóvenes penquistas, cansados de los métodos acelerados y poco sustentables de la industria masiva, decidieron juntar sus oficios para armar un espacio que revalorice los procesos creativos y de producción detrás de sus trabajos. Así nace La Morada, una casa-taller en la que confluyen diseño, música, manufactura y deliciosos sabores.

Acá les contamos más sobre esta interesante propuesta.

la morada

La Morada (Freire #1419) es un espacio dedicado al diseño y los oficios que agrupa los talleres de Cactuna Tatuajes y Laura Desordenes, el Estudio Niebla, la Cafetería Arándano, además de una tienda con varias marcas de diseño de autor regional. La idea principal de sus creadores es fomentar el consumo de diseño manufacturado y poner en valor los procesos que hay detrás del desarrollo de un producto hecho a mano, el valor agregado que tienen estos objetos frente a la producción en serie.

Detrás de esta idea se encuentra el equipo conformado por Cristian Reinas, músico y gestor cultural; Daniela Espinosa, diseñadora gráfica y tatuadora; Laura Desordenes, diseñadora de vestuario y artista visual; y Rodolfo Arándano, chef a cargo de las preparaciones que se ofrecen en Arándano Café.

la morada (3)

A pesar de estar recién partiendo, La Morada ha recibido una calurosa acogida de la gente que la ha visitado, pues como dice su nombre, el espacio invita al público a habitar la casa, recorrerla y disfrutar con las actividades que se irán organizando. Ciclos de música, talleres, charlas, proyecciones de películas, son algunas de las acciones que pretende concretar el equipo.

“Tenemos muchas proyecciones, mantenernos en el tiempo es una de las esenciales. También nos gustaría unirnos con los otros espacios de Conce como Casa 916, Taller Sismo, Zaguán, poder hacer una red de trabajo, una comunión de todos los espacios que ya existen. Que se empiece valorar todo lo que es cultura dentro de la ciudad, que es lo que más falta”.

la morada (6)

La propuesta de La Morada es novedosa porque nos invita a volver en el tiempo a los años en que uno conocía a los productores: al panadero, al zapatero, a la costurera. Lo que este espacio crea y retoma son esas redes entre las personas que se han perdido con el consumo masivo, donde no se sabe quién crea las cosas. Acá, en cambio, van a poder conocer quién confecciona la ropa o quién prepara los dulces que estarán a la venta en el café, lo que enriquece nuestro tejido social.

Creemos que vale la pena ir a darse una vueltita para compartir en La Morada, así que no dejes de conocer este espacio que está ubicado en Freire #1419 y entérate de todas las actividades que programen a través de sus redes sociales (Facebook e Instagram).

[Fotos: gentileza de La Morada]

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s