CUATRO IDEAS PARA UNA NAVIDAD SUSTENTABLE

La Navidad es esa época del año que amas u odias, no hay términos medios. En mi caso, soy de las primeras, no sé si la amo, pero me divierte la decoración, las comidas ricas y las juntas findeañeras. Sin embargo, esta fiesta puede tornarse una pesadilla cuando recordamos que parte importante de ella es el intercambio de regalos y lo que ello conlleva para nuestro bolsillo, nuestro tiempo y al medioambiente.

Hace casi dos años que comencé a cuestionar y a tratar de mejorar mis hábitos de consumo. Así llegó diciembre a mi vida y me puso en una encrucijada con los regalos navideños, ¿cómo conjugar sustentabilidad y consciencia en esta cruzada? A continuación les cuento mi experiencia en cuatro pasos para tener una navidad responsable y no morir en el intento.

img_6474

1. Ferias, ferias y más ferias

Si hay algo que detesto de esta época es el frenesí sufriente que genera la compra de regalos. Es entendible, todo está colapsado: las calles, la gente, los vendedores. Para escapar de este caos, lo que me ha funcionado es buscar los regalos en ferias navideñas. En esta fecha abundan y son un espacio ideal para comprar regalos originales, hechos a mano en su mayoría. Vas a conocer y apoyar a gente de la ciudad que está haciendo cosas interesantes, conversar con ellos (porque atienden sus puestos) y hasta comerte algo rico (porque en las ferias siempre hay un puesto de cositas ricas). Bonus: evitas el caos de las grandes tiendas y apoyas emprendimientos locales.

2. Menos objetos, más experiencias 

Entradas al cine, una invitación a comer, tickets para un concierto, hay muchas opciones para elegir cuando lo que se quiere regalar es un momento, una experiencia y no un objeto. Es más entretenido y, de seguro, perdura más en la memoria (y genera menos residuos).

3. Amigo secreto

El amigo secreto es un clásico de esta temporada y, aunque es más común en contextos de pega, también se puede hacer con los seres queridos. En mi familia lo hacemos hace años, le agrega misterio y entretención al momento de abrir los regalos. Además, permite dedicarte con mucho más atención a tu ‘amigo secreto’… si vamos a regalar algo, que sea con cariño y esmero, el regalo-compromiso es una práctica que necesita ser erradicada. Bonus: ahorras tiempo y dinero.

4. El envoltorio importa

Los regalos no se entregan así como así, necesitan un envoltorio que proteja su contenido. Pero el papel de regalo -el más cotizado por estos días- tiene una vida útil muy corta en comparación a todos los recursos que fueron necesarios para su producción y que terminan en la basura al día siguiente de Navidad. Hay otros papeles, como el de diario, de envolver o el de revistas (mi favorito) que pueden ser reutilizados con cierto ingenio (ideas aquí, aquí y aquí) para empaquetar los regalos. Evitas generar más desechos y le aportas originalidad a todos tus regalos.

img_6475

Ya ves, no es tan difícil buscar opciones que harán que tu Navidad sea más responsable y menos estresante. Ojalá estos consejos les sean útiles y ¡que tengan lindas fiestas!

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s